Página Inicial

Introducción

Influencias indirectas:

Influencias inmediatas:

Corrientes ideológicas en la Comuna de París:

EL LIBERALISMO BURGUÉS

 

            Aparentemente no sería un disparate decir que la única influencia que el liberalismo burgués francés posterior a la Revolución de 1789 ejerció sobre la Comuna de París fue el inspirar a sus miembros la necesidad de acabar con el orden social que este había impuesto para instaurar un modelo alternativo comunalista. La Revolución Francesa había expulsado del poder a la vieja aristocracia feudal para ponerlo en manos de la burguesía, dejando a la incipiente clase obrera industrial igualmente fuera de juego. El nuevo orden burgués generó en Francia una serie de respuestas por parte del proletariado, de las cuales son destacables la revolución de 1848 (considerada por muchos como la primera realmente proletaria) y la Revuelta de París del 18 de marzo de 1871.

 

            Todas las corrientes socialistas que afloraron en Francia en el siglo XIX tenían como principal elemento en común el rechazo de los principios liberales y de su sistema económico y político. La burguesía, acomodada en el poder, adaptaba el viejo aparato estatal a sus nuevas necesidades. Indica Marx que "al paso que los progresos de la moderna industria desarrollaban, ensanchaban y profundizaban el antagonismo de clase entre capital y trabajo, el poder del Estado fue adquiriendo cada vez más el carácter de poder nacional del capital sobre el trabajo, de fuerza pública organizada para la esclavización social, de máquina del despotismo de clase" [1] .

 

            A pesar de todo, podemos observar una cierta presencia del liberalismo dentro de algunos sectores de la Comuna: Por un lado, permanece a lo largo del siglo XIX dentro de la burguesía una corriente minoritaria de extrema izquierda, continuadora del jacobinismo revolucionario que, alarmada por las condiciones de vida de la clase trabajadora, comprende la necesidad realizar cambios en el sistema político-económico que apunten hacia el equilibrio social y económico. El jacobinismo, no obstante, va a participar con un papel muy limitado dentro de la Comuna de París, siendo la única corriente que en ningún caso puede calificarse como socialista y con planteamientos básicamente reformistas.

 

            Por otro lado, el liberalismo burgués consigue colarse entre algunos de los miembros de la corriente mutualista [2] que, con un origen pequeño-burgués se ven asombrados por la doctrina de Proudhon tras la Revolución de 1848 y terminan por fusionar algunos aspectos de ambas tendencias ideológicas como la defensa de la libertad individual y de la pequeña propiedad, la oposición al asociacionismo o a la transformación social por la vía de la violencia.


 

[1] Marx, Karl. Koechlin, Heinrich. La Guerra Civil en Francia.Ed. Fundación Federico Engels, Madrid, 2003, pág. 65.

[2] Tal es el caso de Charles Beslay, presidente decano del Consejo Comunal y delegado de la Comuna ante el Banco de Francia.